Salud: 9 consejos para dormir mejor

Javier Suárez – Director de MASVIDA Reproducción


Nuestro cerebro es como un elástico; para funcionar bien, para tener un buen rendimiento y lograr el adecuado equilibrio mental, es muy importante que descanse el tiempo necesario, pues como los elásticos, si se estiran demasiado pierden su fuerza y su utilidad.

Mientras dormimos, se consolida la memoria, se ordena la información se regula nuestro biorritmo y nos preparamos para la jornada siguiente. Durante el sueño profundo se produce la restauración física y durante el sueño REM  la de la función cognitiva (memoria, concentración, aprendizaje). Para que todo este proceso sea realizado adecuadamente se precisan unas 7 horas de sueño.

Si no dormimos bien nos sentimos cansados e irritables… Como si arrastrásemos una pesada carga. No dormir bien de manera rutinaria hace que:

  • Adoptemos actitudes pesimistas.
  • Aumente el nivel de estrés.
  • No le encontremos sentido a las cosas y suframos ansiedad.
  • Tardemos en responder a estímulos reduciendo nuestra capacidad de atención.

En definitiva dormir es una condición necesaria pero no suficiente para sentirnos bien.

Consejos para el buen dormir:

  • Rutina : respeta los horarios.
  • Evita las cenas pesadas y cercanas al momento del descanso.
  • Haz ejercicio diario (al menos 30 min) pero no antes de dormir.
  • Trata de evitar la cafeína, el alcohol y el tabaco.
  • Evita ruidos o exceso de luz.
  • Relájate antes de dormir.
  • Tomar un baño caliente antes de dormir.
  • Evita las siestas largas por las tardes.
  • Evita impactos estimulantes antes de dormir.

Todos tenemos la idea errónea de que durmiendo más el fin de semana compensamos la escasez de sueño que arrastramos. Sin embargo, el sueño no se acumula, se acumula el cansancio. Cuando nos despertamos cansados y vamos aumentando nuestro cansancio durante el día sufrimos las consecuencias de la escasez de sueño. Cuando un día dormimos bien y nos despertamos mejor, sencillamente hemos descansado ese día, pero no resolvemos el problema de no permitir a nuestro organismo recuperarse y prepararse durante los días anteriores. La actividad del día debe compensarse con el sueño del día.

Irnos a la cama tranquilamente, sin darle vueltas a los problemas y levantarnos sin sensación de prisa, de manera progresiva y agradable es algo clave que definirá todo el día posterior.

Robar horas al sueño es robarte bienestar.

2017-01-03T13:34:20+00:00 03/01/2017|Producción propia|

Deje su comentario