¿Cómo maximizar tu fertilidad sin perder la naturalidad?

Candela Gallardo – Directora Médico en MASVIDA Reproducción 


Test, cuadros, calendarios, cálculos, tablas… Cuando queremos maximizar nuestra fertilidad solemos hacer estas búsquedas por internet y nos encontramos con test de ovulación que se adquieren en la farmacia y apps con calendarios que calculan nuestros días fértiles.

En este artículo os proponemos retomar el contacto con nuestro cuerpo y buscar signos físicos que nos indiquen cuál es el momento ideal, simplemente mediante la observación de nuestra fisiología. Conocer nuestro cuerpo nos aporta confianza en nosotras mismas, control de nuestros procesos biológicos y nos conecta con lo natural, algo importante ya que  normalmente nos encontraremos en situaciones en las que sentimos que la naturalidad se ha perdido.

Cuando una pareja da el paso para buscar un embarazo puede tomar dos caminos, simplemente dejar el contraceptivo habitual y seguir con sus hábitos de pareja intentando mantener la espontaneidad de las relaciones sexuales, o dirigir un poco los encuentros íntimos para aprovechar los llamados “días fértiles”.

Las sociedades científicas coinciden en que las parejas optimizarían sus posibilidades de embarazo teniendo relaciones sexuales cada dos o tres días, sin programarlas con la ovulación debido al estrés que esto produce.

Esto determina que en cada ciclo ovulatorio, las parejas sin problemas de fertilidad y relaciones sexuales regulares y no protegidas, tienen entre un 20-30% de posibilidades de lograr un embarazo.

Sin embargo, debemos saber que fertilidad femenina declina con la edad, particularmente a partir de los 35-37 años, siendo muy significativo el descenso de la capacidad de gestar en la mujer a partir de los 40 años.

Con estas estadísticas,  MASVIDA Reproducción y siguiendo las recomendaciones de los grupos de expertos de la Sociedad Española de Fertilidad aconsejamos iniciar el estudio de problemas reproductivos transcurrido un año sin lograr concebir o 6 meses si la mujer tiene más de 35 años o existen otros factores de riesgo.

Cuando se es consciente de que el rendimiento reproductivo en humanos es relativamente bajo, que el reloj biológico apremia, que diversos factores como ritmo de vida, trabajo, estrés afectan negativamente y que las horas que realmente dedicamos a nuestra vida en pareja son escasas, queremos ayudaros a saber cuales son los mejores días para tener relaciones.

Los días fértiles incluyen los 5 días previos a la ovulación y el día que se libera el ovocito. Ya que el óvulo tiene una vida muy corta, ¡apenas dura 24 horas!

El folículo que va a ovularse produce cada vez más estradiol, esta hormona estimula la producción de moco cervical. La aparición del moco de aspecto de clara de huevo crudo indica el comienzo de la ventana de fertilidad. El último día de moco fértil se relaciona estrechamente con el pico de LH (hormona lutropina que estimula la ovulación) y corresponde con el comienzo del fin de la ventana de fertilidad.

Este moco estrogénico (moco fértil) ayuda a que los espermatozoides sobrevivan en las criptas del cuello del útero, mientras esperan a que se libere el óvulo.

En los días siguientes a la menstruación el cérvix, que es estrecho, se cierra rápidamente  creando un tapón de moco grueso, viscoso e impenetrable a los espermatozoides que protege al sistema reproductivo de posibles infecciones.

La mujer puede reconocer este tiempo de infertilidad por su sensación seca en la vulva. Si se mantienen relaciones sexuales en este tiempo, los espermatozoides retenidos en el pH ácido de la vagina, mueren en poco tiempo, una hora aproximadamente.

A medida que el nivel de estradiol es mayor, el moco sufre modificaciones. Se torna más fluido, resbaladizo, filamentoso y elástico; este patrón evolutivo indica fertilidad. La mujer puede reconocer este suceso por el cambio en su sensación vulvar. Notará una intensa sensación resbalosa en la vulva, aún cuando no vea ningún flujo mucoso.

La progesterona comienza a aumentar un poco antes de la ovulación y activa la producción del moco grueso que va a ocluir el canal cervical. Por lo que patrón mucoso próximo a la ovulación cambia, se vuelve más viscoso y va desapareciendo su carácter lubricativo. Es así como la mujer experimenta bruscamente sensación de sequedad vulvar. El Día Cúspide (pico de LH) no se identifica por la máxima elasticidad del moco ni tampoco por su cantidad, sino que es el último día de moco de aspecto fértil y/o sensación resbalosa. Por lo tanto, se lo reconoce retrospectivamente por el cambio brusco en la sensación al identificar el primer día de retorno a la sequedad vulvar y/o presencia de moco pastoso.

Durante los tres días siguientes al cúspide o hay completa sequedad o si hay algo de flujo será pegajoso. Es importante reconocer que el cérvix tarda 3 días en cerrarse completamente, por lo que durante ese tiempo persisten algunos canales de transporte de espermatozoides. Por eso, estos 3 días se consideran potencialmente fértiles.

Al comienzo del cuarto día post-cúspide, el cérvix se halla totalmente ocluido por el tapón mucoso grueso, y el óvulo se ha desintegrado. Comienza la fase infértil postovulatoria de ese ciclo.

En ausencia de un embarazo, la disminución de los niveles de progesterona al final del ciclo provoca la desintegración del endometrio como sangrado menstrual, 11 a 16 días después de la ovulación.

  • Referencias:

National Institute for Clinical Excellence. Fertility. Assessment and treatment for people with fertility problem. London: Abba Litho Limited, 2004.

Matorras, R, Hernández J (eds): Estudio  y tratamiento de la pareja estéril. Recomendaciones de las Sociedad Española de Fertilidad con la colaboración de la Asociación para el Estudio de la Biología de la Reproducción, la Asociación Española de Andrología y la Sociedad Española de Contracepción. Adalia, Madrid 2007.

Curriá, MI. LH y moco cervical en el reconocimiento de la fertilidad. Tesis de Doctorado, Facultad de Ciencias de la Salud, Universidad Católica Argentina; 2010.

[/fusion_text]
2016-11-02T15:17:49+00:00 03/08/2016|Producción propia|

Deje su comentario