En el embarazo la edad sí importa

Javier Suárez – Director de MASVIDA Reproducción


Para los profesionales que formamos el equipo de MASVIDA Reproducción nuestro trabajo se ve culminado con la transferencia de embriones o la mera inseminación. Para nosotros, éxito significa darlo todo, poner toda nuestra atención, conocimientos, medios y profesionalidad para que, durante el tratamiento, todas las etapas se desarrollen con excelencia. Sin embargo hemos de admitir que, a pesar de que nuestro fin es el trabajo bien hecho, cuando su consecuencia es el embarazo y el posterior nacimiento de un bebé, nuestra alegría es máxima y nuestro trabajo cobra un sentido maravilloso.

A pesar de que esta motivación es fuerte, antes de emprender un tratamiento,  analizamos diferentes  factores como:

  • El riesgo que el embarazo puede ocasionar para la salud de la madre gestante.
  • Las circunstancias y el futuro del bebé.

Factores que están estrechamente relacionados con la edad de la madre gestante. Veamos las razones:

– Riesgos para la salud de la madre.

De manera absolutamente coherente, la propia ley 14/2006 de Reproducción Asistida en su artículo 3 apartado primero establece la prohibición de acometer tratamientos de reproducción asistida cuando existan riesgos graves para la salud de la mujer o de su posible descendencia. Este precepto hace que analicemos los riesgos importantes que puedan derivar del tratamiento, el embarazo o el parto.

Muchos de estos riesgos son muy probables en edades superiores a los 45 años. De hecho el consenso de la Sociedad Española de Fertilidad establece no realizar tratamientos de reproducción asistida a mujeres con más de 50 años precisamente por las razones de las que hoy les hablamos. De hecho el Sistema Nacional de Salud no trata a pacientes cuya edad haya superado los 40, aunque hay que admitir que esta medida sólo responde a su necesidad por optimizar la asignación de sus recursos. Por otra parte el Código de Deontología Médica en su artículo 56 afirma que “el médico no debería promover la procreación artificial en mujeres que hayan alcanzado la menopausia natural y, en todo caso, después de los 55 años”.

Como veis no hay un criterio fijo respecto a la edad de corte, lo cual es coherente pues no todas las personas presentan el mismo estado de salud a la misma edad ¿verdad?. Lo que sí es cierto es que en edades avanzadas el riesgo de sufrir problemas importantes de salud durante la gestación es muy alto y hace que no podamos realizar los tratamientos de reproducción asistida. En este sentido los riesgos más importantes son:

.- Preclampsia o gestosis:  Se produce cuando la presión arterial es muy alta, es decir cuando se da hipertensión y cuando se encuentran restos de proteínas en la orina (proteinuria).

Cuando no se detecta a tiempo puede tener consecuencias realmente serias y desembocar en eclampsia, es decir en convulsiones o coma.

.- Diabetes gestacional: La diabetes se manifiesta a través de altos niveles de azúcar en la sangre derivada de la incapacidad del páncreas de segregar la suficiente insulina que le permita canalizar adecuadamente el azúcar hacia las células transformándola en fuente de energía.  Normalmente desaparece tras el parto, pero la mujer queda expuesta a un alto riego de padecer Diabetes tipo 2.

.- Anemia.

.- Hemorragias y fenómenos tromboembólicos: Hay riesgos importantes en embarazos a avanzada edad que también afectan al desarrollo gestacional del bebé:

.-  Anomalías cromosómicas: La más común y preocupante es la aparición de tres cromosomas 21 en vez de dos, factor que provoca el Síndrome de Down.

.- Aborto espontáneo y otros problemas de desarrollo embrionario.

.- Placenta previa: Obstrucción total o parcial del cuello uterino debido a la incorrecta posición de la placenta.

Puede que aún con 50 años nos sintamos fuertes y capaces de dar todo lo que la paternidad exige en el nada fácil proceso de educar a un hijo. Pero debemos preguntarnos cómo estaremos con 60 años cuando nuestro hijo de diez años aún precise de muchos años de atenciones y dedicación. Como copartícipes del proceso es algo que también contemplamos, porque creemos que debemos ser conscientes de que esta línea de la medicina no es sólo un reto para superar problemas de fertilidad, sino el principio de la vida de un ser humano.

 

 

 

2017-02-17T12:05:36+00:00 17/02/2017|Producción propia|

Deje su comentario