¿Existe la menopausia masculina?

Candela Gallardo – Directora Médico en MASVIDA Reproducción 


Cuando hablamos de menopausia los hombres suelen pensar – Uffff!!!, menos mal, eso es cosa de mujeres, a nosotros no nos sucede-, pero lejos de desear ser aguafiestas, sencillamente les decimos – No estéis tan seguros-. Vamos a ver qué es la menopausia masculina, cómo funciona y qué efectos tiene.

Hombres y mujeres experimentan síntomas relacionados con la producción de hormonas cuando envejecen, esto es algo inevitable a medida que pasan los años tanto para hombres como para mujeres.

Aunque la menopausia masculina es bastante desconocida, ya os decimos, sucede. En la mujer los cambios que se producen suelen ser más bruscos y sucederse en un período de tiempo más corto que en el caso de los hombres. Estos cambios en la mujer aparecen aproximadamente en la cuarta o quinta década de la vida de la mujer. En esta época, la mujer pone fin a su edad fértil mientras que los hombres pueden comenzar a presentar síntomas que condicionen su vida sexual y fértil a partir de los 50-55 años de edad. En los hombres el declive hormonal no es brusco sino lento y progresivo. Además no supone el fin de la fertilidad, a diferencia de la mujer, ya que el hombre conserva su función reproductiva a edades avanzadas.

La causa fundamental que provoca “la menopausia masculina” es la reducción de la testosterona biodisponible en sangre. Estos niveles de testosterona comienzan a disminuir entre los 30 y los 40 años de edad. A la vez que la testosterona va disminuyendo, se produce un aumento de la globulina transportadora de hormonas sexuales. La globulina atrapa parte de la testosterona impidiéndole actuar en los receptores diana periféricos donde tiene que cumplir su misión. Por eso a más globulina menor efecto de la testosterona y por tanto mayor incidencia de los síntomas propios de la menopausia masculina que veremos con posterioridad.

El descenso de la testosterona también afecta a otras hormonas como la del crecimiento, el factor 1 de crecimiento tipo insulina (IGF – 1), la hormona paratiroidea y la hormona melanoestimulante. Otros trastornos son el hipotiroidismo y la diabetes, además de obesidad, hiperglucemia, altos niveles de ácido úrico, hipertensión e hipercolesterolemia.

¿Son los síntomas similares a los de la mujer?

Los síntomas en la mujer suelen ser: sofocos, sudores, cambios de humor, cambios de peso, alteraciones en la respuesta sexual… Pero, ¿los hombres también padecen estos síntomas?

Son parecidos a los de la mujer, normalmente son debilidad muscular, fatiga, aumento de peso y pérdida de cabello. Además pueden ir acompañados de pérdida de masa muscular y de dolencias como la osteoporosis y la osteopenia.

A continuación os enumeramos los síntomas físicos más comunes:

  • Dificultad para alcanzar y mantener la erección
  • Disminución de la fuerza y del volumen eyaculatorios
  • Pérdida del vello genital
  • Caída de cabello y encanecimiento del mismo
  • Crecimiento del vello de las cejas y de las fosas nasales
  • Pérdida de masa muscular
  • Cansancio o fatiga habituales
  • Dolores musculares
  • Osteoporosis
  • Aumento de la sequedad y de las arrugas de la piel
  • Disminución de la capacidad visual y auditiva
  • Sudoración y escalofríos
  • Aparición de manos y pies fríos
  • Estreñimiento

También son muy frecuentes síntomas de tipo anímico o psicológico como:

  • Disminución de la libido o apetito sexual
  • Alteraciones del sueño e insomnio
  • Ansiedad, angustia o nerviosismo
  • Tristeza
  • Irritabilidad extrema
  • Depresión
  • Sensación de apatía
  • Astenia, fatiga

 

¿Cómo se diagnostica?

Además de los síntomas anteriormente mencionados que nos darán indicios la prueba se confirma a través de un análisis en sangre de los niveles de hormonas sexuales.

Aunque la andropausia o menopausia masculina afecta a los hombres de una determinada edad, desde MASVIDA Reproducción queremos recomendaros algunos hábitos saludables que ayuden a paliar sus efectos como una dieta equilibrada, realizar ejercicio de forma controlada pero regular y mantener una vida sexual activa.  Nuestro cuerpo observa el uso que de él hacemos y actúa en consecuencia. Si entiende que algo no es necesario no lo potencia, lo debilita y hasta lo anula.

Debemos tener en cuenta que el descenso de producción de hormonas sexuales es un proceso natural y no una enfermedad.

 

2017-09-08T14:06:49+00:00 11/09/2017|Producción propia|

Deje su comentario